INTRODUCCIÓN

La Corrosión, puede definirse como la tendencia que tienen los metales a volver a su estado de equilibrio termodinámicamente estable. Los metales en la naturaleza se encuentran en forma combinada, óxidos, etc. El hombre a través de los siglos ha tratado por medio de la metalurgia extractiva obtenerlos en estado puro, para ello ha utilizado todos los medios a su alcance, energía eléctrica, calor, presión, etc, pero irremediablemente, cuando son puestos nuevamente en contacto con la atmósfera, pretenden volver a su estado más estable: CORROSIÓN.

Para observar la magnitud del problema que se plantea en los paises industrializados relacionados con el problema de la corrosión, se recurre a facilitar sus datos económicos. En general, podemos decir que los costes directos que representan la corrosión, oscilan entre el 1,3 y el 3,5% del Producto Interior Bruto (P.I.B).

Por ejemplo en el Reino Unido, de un estudio realizado por un comité de expertos, en el año 1997 los gastos directos provocados por la corrosión alcanzaban el 3,5% del P.N.B., unos 2.365 millones de Libras Esterlinas; en EE.UU, un informe del American National Bureau of Standards, indica que el coste directo anual provocado por la corrosión supera los dos billones de pesetas, unos 12.500 millones de $, mientras que en España las pérdidas producidas por la corrosión se sitúan próximas a los 250.000 millones de pesetas anuales.

El procedimiento que elimina todos los ánodos de la superficie metálica, haciéndola toda catódica, se conoce con el nombre de PROTECCIÓN CATÓDICA.

Copyright © 2000 Incorr, S.L. Todos los derechos reservados.